• 3 days ago
  • 4 months ago
  • 4 months ago

#HackTheBiblio: de libros huérfanos y la producción social de conocimientos críticos

bookcamping:

image

En #bookcamping siempre nos hemos centrado en difundir y promover la cultura libre. No es que no nos guste el copyright, ni los derechos de autor, es que creemos que las cosas que no se comparten, se acaban perdiendo.

Como en todo, en esto de limitación de distribución y copia versus…

  • 4 months ago
  • 5
  • 7 months ago
  • 7 months ago
  • 7 months ago
  • 7 months ago
  • 7 months ago



En el Homenaje que le rinden sus amigos de la Guarida del Doctor Salvador, Guido Jorquera, los artistas y las organizaciones que se han sumado a esta iniciativa histórica de los lugares donde vivió el Maestro Nino García y donde compusiera sus obras cumbres - cumbres, también, en la Música Chilena.

                                                    Nino García,  2014       



Nino García ha sido y es considerado como un genio por sus pares, ya que era capaz, desde la primera infancia, de tocar y componer como una persona adulta. La música fue su lenguaje: a través de ella, en el piano o en su ligera pluma en la creación de conciertos, le suma a integrarse al quinteto Hindemith contando con sólo 14 años, siendo esta agrupación musical una de las más destacadas en la vanguardia docta de la época. Compone “Tango del Cerro Alegre” y “Piazzollada”, cautivando la atención de todos los músicos y dotando los espacios con una alegría y espontaneidad muy poco comunes en nuestro medio local. Participa también, por la misma época - siendo un adolescente - en la dirección musical del sello RCA Víctor, espacio en el que hace arreglos orquestales para los artistas chilenos como también para grandes y notables artistas internacionales. La personalidad cautivante y la inteligencia desmedida hacían de él una persona notable. Los artistas de la llamada alta cultura como Luis Advis, Cirilo Vila, Fernando Rosas, entre otros, veían en este joven, casi adolescente, un talento poco habitual, de muy elevado rango, sin escatimar palabras para describirlo. Recorre los escenarios como decidido cantante de éxito, ganando festivales, sintetizando en sus creaciones la música docta y elevando, desde allí, el discurso musical de las canciones en la música popular de este país. La prolífica creación musical del artista no sólo permite trascender los aspectos musicales que van de lo docto a lo popular, sino que establece una perfecta armonía de los lenguajes musicales, permitiiendo así un diálogo integrado. Su personalidad, vida y obra, nos interroga e insta a revisar los estados de la música, ofreciendo la posibilidad de “meta-observación” desde la fenomenología y líneas de investigación multidisciplinarias para conocer un tiempo histórico que va desde lo más profundamente humano hacia lo colectivo, despertando, de este modo, una revisión de nuestro ethos como sociedad, desde la indiferencia fomentada por el modelo socio político dominante.

      Su sentido crítico y transgresor mostró siempre un claro desapego a los cortinajes ilusorios de las famas pasajeras y las hipocresías sociales. La música era su eje matricial, y la perfección de ésta, en su sentido profundo, era trasladado y transmutado a sus espacios vitales.  Se codea con el proceso caótico y dinámico creativo, volcando en un rito permanente la necesidad de plasmar los estados interiores en ritmos e imágenes plasmadas en la posibilidad de crear un analogon del cosmos, las dimensiones de su singular experiencia de Ser y conocer. La música es, para Nino, un lenguaje natural, inherente a su potencia creativa y expresiva, el habitar en un constante sentirse conmovido y transformado, atento a los datos propios de la naturaleza, al interior del espacio expresivo y creativo, propio de la instancia contemplativa-reflexiva que aborda esos territorios desconocidos en el misterio de la trama de la vida, autorrecreándose constantemente, fluyendo y expresada en sus composiciones musicales, pródigas de belleza y complejidad reflectada  en los ríos-espejos en la profundidad de su conciencia. El Maestro Nino García, nos conmina a trascender los límites del paradigma clásico, a expandir los niveles de conciencia, considerando sus  aspectos integradores en el lenguaje desde la sensibilidad y la creatividad.

      Su vida entera, sin descanso ni pausa alguna, fue, sin duda, una acción consecuente y libertaria, rupturista y crítica, directa, sin disfraces ni acomodos. Su corazón generoso y solidario, comprometido con el profundo sentir humano, se antepone al cerco tendido por aquellos deudos del sistema mercantilista, asimétrico, egomaníaco y totalitario, debilitándose constantemente por la desproporción y la debilidad de sentido, sistema  por ende, incapaz de comprender la genialidad, en un ser tan “atípico” como el Maestro Nino García, situación que le llevó a trasladarse con su mujer y compañera quien portaba una larga historia, pese a su juventud, en la canción contestataria y en la acción antidictadura, con ella, portadora de su legado musical, definitivamente son acogidos en sectores populares, compartiendo con mucha alegría y entusiasmo que caracterizaron siempre al Maestro, su talento genial en la rigurosa ejecución de obras clásicas y populares, improvisando arreglos, con el mayor entusiasmo cuando había cerca un piano,  tocando a veces complejas obras en forma perfecta con los ojos vendados por solo divertirse o simplemente, ambos al compás de su voz, en forma comprometida, en actos sociales, solidarios y políticos. Es allí, donde, despreciado de muchos, en situaciones precarias, compone sus obras cumbres, música de concierto, sinfonías, sonatas, cuartetos, poemas sinfónicos entre muchas, y por supuesto, escritas desde su genial intuición, por carecer de un piano como referente sonoro. Su música, se ha recreado hoy en manos de músicos notables y destacados de la música docta chilena e internacional,  como también, entre ávidos jóvenes que parecieran comprender con mayor alcance la obra del compositor, demostrado en creaciones musicales  que han compuesto a su memoria  en Europa, tal es el caso del joven compositor Farías que escribe “Elegía a Nino García” y es estrenada en Inglaterra, como también Rubén Cáceres que viene a este encuentro, que obtiene una beca en el Conservatorio de París, compone una obra en flauta dedicada al Maestro. Ambos muy jóvenes, especialmente este último nacido, como Nino en Valparaíso.  Queda en evidencia, que jóvenes sin conocerle personalmente se cautivan con el legado musical de Nino García.

                      Cabe recordar el Mozarteum en Austria, entre otros, en que el connotado Ensamble Bartok interpreta sus obras de cámara, lo mismo en salas de esas lejanas tierras, en manos de no menos prestigiosos artistas, sensibles y operativos. La música docta y la música popular de Nino, ya en la memoria colectiva de nuestro país, es recordada, admirada e interpretada siempre con el mismo cariño, respeto y admiración.                      

        Hoy son sus amigos, los pobladores de San Joaquín en la Zona Sur, quienes toman la continuidad y la memoria de los actos que comenzó su  mujer y compañera del Maestro años atrás. El sensible oído del Maestro Nino García, le permite descubrir la diversidad de estilos que se escuchaban en esos lugares y con los que se experimentaba, jóvenes como él,  da cuenta por ejemplo, de la preferencia de otros estilos, como el blue en una de sus sinfonías. Interpretada por la orquesta Sinfónica de Chile, en base a esta percepción, incluye unos breves compases con el oboe con aires de Blue, con el propósito sentido de interpretar y homenajear esos sentires, recopilados en su protagonismo real. Está  también, por supuesto, en esa obra en particular, la presencia de otros sonidos, tratándose de la complejidad de una obra sinfónica. Esta indagación, del compositor, cual investigación etnomusicológica,  antropológica, y sociológica, es llevada a la partitura.

       Los convocantes a este evento saben de la reciprocidad, precisamente, de esos afectos; como testigos, a su vez, no les es desconocida la absoluta indiferencia que hubo en torno a él. Da pie esto para transitar desde el peregrinaje de la experiencia a la pregunta, ¿en qué condiciones vive y muere un artista en Chile? ¿Nino García, comparado muchas veces a Mozart por sus pares, ha tenido el reconocimiento merecido?  Porque no plantear esta pregunta también, ¿en que condiciones ha estado la portadora del legado, de la música de este genio, su compañero, en cuanto a los niveles  de gobierno(s)  centrales y locales, como de instituciones pertinentes para poner, al dominio público las innumerables obras que quedan por mostrar y difundir?.

         Existen respuestas u orientaciones imposibles de visualizar por parte de las cegueras de los poderes hegemónicos, las escasas relaciones laborales  asimétricas y jerárquicas , situación que se ha visto muchas veces propiciada por las políticas públicas que tienden a favorecer a sectores empresariales o  tendencias mediáticas y fugaces por sobre la potencia inalienable de la creatividad. Nino García no deja este mundo, como muchos quisieran creer falsamente, de un resfrío, una depresión, una larga enfermedad. Nino murió de impotencia, de un balazo ocasionado por el dios del mundo moderno = el libre mercado y la indiferencia. El arma fué gatillada por el olvido del olvido del Ser social.  Estamos aún a la espera de un acuerdo tomado en la asamblea del primer cabildo de la cultura de un Premio Nacional de Música que lleve el Nombre de Nino García, está en acta, y se conservan los documentos de la época. Conviene revisar entonces, en forma urgente, los discursos actuales al respecto de la vida del artista en Chile, aplaudiendo iniciativas consensuadas y participativas, en medio de este  afiebrado subir y bajar de  ministros y ministras de los sillones de la cultura en donde se toman las decisiones. Cargos públicos de ellos allí , obtenidos en el esfuerzo, sacrificio e incluso muerte de artistas por la marginación y la precariedad,  que pusieron en la iniciativa de hacer oír su voz en la creación de un Ministerio de la Cultura en aquellos  históricos Cabildos de la Cultura. Bueno, si van a estar allí, que sirva entonces,  para la dignidad definitiva del respeto al hacedor de arte,  muy especialmente a los creadores y artistas musicales alguna vez. … Dicho de otro modo, que la partida de los artistas y la de Nino García en este caso, logre remover las cimientes de transformaciones reales. Conviene destacar esfuerzos de iniciativas de personas y organizaciones  e instituciones,  en los que se han ido logrando situaciones favorables,  con mística y mucho amor, elementos fundantes  en los movimientos sociales. Se entiende que  los logros no son a la vuelta de la esquina.

Sospecho que las nuevas generaciones, poco dadas a la obediencia a decisiones de adultos, establecen pensamientos y acciones bastante más claras que provocan la esperanza de transformación.  Muchos colectivos de arte tienen hoy un discurso diferente.

       En esta oportunidad, los convocantes a este significativo encuentro a la memoria del Maestro, sus amigos, no cesan de recibir  respuestas de confirmación y presencia de artistas, muestras espontáneas de reconocimiento y cariño, que superan sus expectativas esperadas, a este acto conmemorativo y la romería, acudirán músicos de los más diversos lenguajes, desde lo tribal y ancestral latinoamericano, sumado al rock, el jazz, el folklore, la balada, el canto popular, la música docta, e incluso, como es ya tradicional,  se dan cita en este espacio de reconocimiento, cálidos y genuinos afectos compartidos. Podemos así percibir, un modo más directo, consensuado y evolucionado de convivencia social. 

      Gestores culturales, artistas venidos de otros lenguajes, poetas,  danzarios,  artistas plásticos,  escritores, muralistas, por destacar algunas de estas manifestaciones, confirman su presencia, manos, historia, corazón, arte y música, en resonancia con el  misterio, materia prima del artista, como un solo corazón solidario a tiempo completo. Amigos y organizaciones venidos de diferentes zonas de la región metropolitana, como del país, y de organizaciones del mismo sector convocante, que aún sin conocerse entre sí, traen el “ignis”, el fuego sagrado del misterio, en acciones autogestionadas y  de colaboración solidaria, vinculación humana y comunitaria como se ha demostrado aquí, en que  la personalidad energética y potente,  en la música y el genio de Nino García, como siempre, es capaz de atraer esta situación de transversalidad y convocatoria, que nos trasciende como sociedad cultural, ofreciéndonos la oportunidad,  como comunidad nacional, a la apertura de  diversos e innovadores diálogos culturales y estéticos  desde las artes y la música para las futuras cohortes generacionales. Estilo amigable, empático, coloquial, muy propio por cierto, de este  Maestro músico,  grande entre los grandes, como declaran en justicia sus pares, y portador de códigos comunicacionales desde la música de siglos  por nacer, como dijera de Nino García, el sabio Tomás Lefever Ch.       

Una vez más:   ¡Bienvenidos!

María Eugenia Zúñiga U.

Músico

Vda.  Mujer y compañera del Maestro Nino  García

Portadora del Legado de la música por voluntad del Maestro Nino García, y por el amor mutuo con vocación de eternidad

;VIVA LA MÚSICA CHILENA!!!!  ¡¡¡¡VIVAN LOS MÚSICOS CHILENOS!!!!!!>

VIVA NINO GARCÍA!!!!!!!

Santiago de Chile, Verano 2014

  • 7 months ago